Springer se aprovecha y se reivindicó a sí mismo

George Springer ha sido muy continuo con su defensa en los jardines esta postemporada, desplegando una colección de jugadas a la defensiva, digna de un Guante de Oro.

El jugador de ascendencia panameña y puertorriqueña apostó mal en la parte alta de la séptima entrada del tremendo Juego 5 de la Serie Mundial que al final ganaron los Astros ante los Dodgers por 13–12 en 10 entradas la madrugada del lunes, para tomar una ventaja de 3–2 en un juego que demoró 5 horas y 17 minutos.

El jardinero central de los Astros hizo un mal cálculo con una línea que había salido del bate de Cody Bellinger, el novato estelar de los Dodgers.

Springer se equivocó cuando se deslizó de frente, fallando de atrapar la pelota, permitiendo que Bellinger alcanzara la tercera base para un triple, y que el boricua Kike Hernández anotara desde primera base, poniendo a los campeones de la Liga Nacional adelante en la pizarra, 8–7.

No obstante, Springer se recuperó en la parte baja del séptimo con un jonrón, su tercero de los playoffs, que viajó 448 pies y aterrizó en la vía del tren entre el jardín central e izquierdo, para igualar el juego a ocho carreras por bando y colocando su sello en uno de los partidos más increíbles que se habían visto en la historia de la Serie Mundial.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.